451 Views |  Like

UNA BEYONCÉ MADURA

FacebookTwitterGoogle+

Si hay algo nuevo en su ‘Lemonade’, es la implicación de temas personales. Se llama así porque es empática con su suegra de 90 años, quien dice: “Tuve altas y bajas, pero siempre me levanté. Me daban limones, así que hice una limonada”.

A todos sus logros musicales, solamente le faltaba un álbum con honestidad personal profunda y ya lo tiene.

Hay que recordar que en 2013 cantó el himno nacional de los Estados Unidos en la ceremonia de apertura del segundo mandato del presidente Barack Obama. Un mes más tarde actuó –igual que en este 2016- en el show de medio tiempo del Super Bowl. Y produjo junto a Ed Burke su propio documental, Beyoncé: “La Vida no es Más que un Sueño”.

Ahora mezcla su vida y su música con madurez en un material musical y un film.

El servicio de música en Streaming Tidal describe el nuevo trabajo de Beyoncé como un “viaje de cualquier mujer hacia su autoconocimiento y sanación”.

Pero la reseña del diario estadounidense The New York Times ha ido más allá al señalar que tanto el material cinematográfico como su música encajan de manera precisa con el modelo psicológico del duelo.

La psiquiatra suiza Elizabeth Kübler-Ross definió en 1969 las fases que lo componen: Intuición, negación, ira, negociación, dolor emocional y aceptación.

Es por ello que según The New York Times, el inicio del trabajo musical es violento y desgarrador, mientras que el final presenta una suerte de reconciliación de la artista consigo misma.

ACTIVISMO AFRO

Como nunca antes, cuando presentó su nueva canción “Formation” en el intermedio del Super Bowl en febrero pasado, Beyoncé hizo referencias directas a la condición de los negros en Estados Unidos con una coreografía alusiva al activismo radical de los años 60´s.

En uno de los fragmentos del musical muestra a algunas madres del movimiento Black Lives Matter sujetando retratos de sus hijos asesinados “injustamente” por la Policía, según ha reclamado la organización que lucha por la igualdad de derechos de los afroestadounidenses.

En otra parte, cita un discurso del activista de la causa negra Malcolm ‘X’ que señala la dificultad de ser una mujer negra en Estados Unidos.

HABLANDO DE INFIDELIDAD

“Puedes probar la deshonestidad… Está por todo tu aliento…”, es la primera frase de la canción “Pray You Catch Me”. Es solo el principio de un disco en el que la artista desata su rabia, celos y venganza tras una supuesta infidelidad.

En la interpretación visual, Beyoncé hace estallar los vidrios de un automóvil con un bate de béisbol.

Aunque la cantante, quien ha mantenido su vida privada al margen de su carrera artística, no hace una mención directa a su esposo, Jay Z, las letras están llenas de referencias que así lo sugieren.

En “Sorry”, por ejemplo, se refiere al que la traicionó como “Big Homie”, uno de los apodos del rapero con quien ha estado casada desde 2008.

En la última parte, se muestran imágenes de la boda de la pareja, escenas de Jay Z jugando con la hija de ambos.

De hecho, en todos los créditos la artista firma como Beyoncé Knowles-Carter, agregando su apellido de casada.

POESÍA

Shire, nacida en Kenia pero criada por sus padres somalíes en Inglaterra, ha sido reconocida como uno de los talentos jóvenes más destacados de la poesía actual británica.

Aunque no se sabe cómo Beyoncé llegó a conocer el trabajo de Shire, la poeta aparece en los créditos del filme por encima de los directores, en la categoría de “Adaptación Cinematográfica y Poética”.

Con solo leer los títulos de algunos poemas de Shire, como “Para las Mujeres a las que Cuesta Amar”, o “El Peso Insoportable de Quedarse (el fin de una relación)”, se puede ver por qué sirvió como una marcada referencia para la narrativa que planteó la artista pop en “Lemonade”.