608 Views |  Like

UBER: VIAJA CON UN SOLO CLICK

FacebookTwitterGoogle+

Una manera fácil y rápida de transportarte a cualquier lugar sin esperar a encontrar un taxi, es la que se encuentra en la aplicación llamada Uber, a la cual puedes accesar en un solo click desde tu teléfono celular.

Uber es una alternativa que ofrece un viaje confiable en cuestión de minutos, brindando un servicio más rápido, barato, seguro y cómodo para cualquier usuario.

La idea surgió en el 2010 gracias al empresario norteamericano Travis Kalanick quien se encontraba en París con dificultades para transportarse al hotel, por lo que pensó en lo cómodo que sería pedir un auto desde su celular y que lo llevara a donde él quisiera. A partir de esa necesidad, Kalanick desarrolló la app en la ciudad de San Francisco, la cual opera actualmente en poco más de 200 ciudades alrededor del mundo, con poco más de 6 millones de usuarios registrados.

México fue el punto de lanzamiento en América Latina en el 2013, y su servicio se ha extendido a Guadalajara, Tijuana y Monterrey.

Aunque los números de la aplicación van en aumento y el servicio es bien calificado, en varios países algunas organizaciones de taxis han realizado protestas y huelgas por considerar este servicio como una competencia ilegal al no estar regulado.

¿CÓMO FUNCIONA?

La aplicación se descarga de manera gratuita. Se debe completar un registro con tu nombre, número telefónico y tarjeta de crédito para cobrar el servicio, pues un requisito de Uber es que no se realicen pagos en efectivo.

Una vez que se pide el taxi, el software rastrea a las unidades utilizando el GPS, y las más cercanas reciben una notificación del usuario.

Si el taxi acepta el servicio, al usuario le aparecerán en la pantalla algunos datos, como la foto y nombre del chofer, el teléfono de contacto, los datos del vehículo (modelo y placas), el tiempo estimado de llegada y un seguimiento de la ruta.

Luego de ofrecer el servicio, tanto el chofer como el usuario deben calificarse mutuamente otorgando de 1 a 5 estrellas, pues de no hacerlo ninguno podrá realizar otro viaje.

Los tiempos de espera oscilan entre los 10 y 15 minutos, los automóviles son nuevos, y durante el viaje el chofer ofrece agua, alguna revista, pregunta si la música es del agrado del usuario y analiza si desea conversar o no.

Así que mas allá de la controversia sobre su reglamentación, quien tiene la última palabra es el cliente, el cual utilizará la opción que más le convenga.