733 Views |  Like

SANTA CLAUS: DE CARNE Y HUESO

FacebookTwitterGoogle+

El ancestral gordo que viste de color rojo y en Navidad reparte regalos por todo el mundo, se quita su tradicional ropaje para hablar con ME sobre su vida privada, sus problemas y sus placeres

Cada diciembre es lo mismo, Santa Claus, San Nicolás o Papá Noel, es presentado por grandes firmas departamentales, en anuncios comerciales y en jugueterías donde convive durante horas con los niños.

Siempre esbozando una sonrisa, con su tradicional Jo, jo, jo.

Pero ¿qué clase de vida está llevando el Santa Claus de carne y hueso?… ¿Qué trae en el morral?…

Es necesario advertir que Santa Claus no es un personaje exclusivo de los niños, tampoco de los cuentos navideños, o de las grandes firmas comerciales.

Es un personaje moldeable para quien desea creer en él. Es quien es, dependiendo de la imaginación de quien le da vida.

¿Cómo es el Santa Claus de verdad detrás del Jo, jo, jo?…

¿Qué tipo de vida matrimonial lleva, cómo es su relación íntima y qué piensa de grandes tragedias mundiales, como los atentados de ISIS en París, Francia?

Es impactante que este personaje nos revela que está separado de su señora y que con su pareja actual, una estrella del pop, lleva una relación excesivamente liberal.

También, nos dice por qué no le gusta llevar regalos a los políticos mexicanos, aunque fiel a su tradición termina por hacerlo. Pero no les lleva lo que piden, sino lo que a juicio de él necesitan.

Además, es un placer ver que al Santa Claus de carne y hueso  le agrada saborear un buen Cognac acompañado de un habano de calidad.

Es sorprendente que se habla de “tú” con el presidente estadounidense Barack Obama, pero que aún así, considera que existe una responsabilidad de parte de Estados Unidos y algunos otros países en los atentados de París.

Y es que considera que los norteamericanos y otras naciones son responsables porque son las que producen y venden las armas en cantidades industriales a todo el mundo, incluyendo a las organizaciones radicales de medio oriente.

Santa Claus también nos pone en alerta, luego de que revela que los famosos renos de su carruaje han tenido algunos conflictos por celos, por la infidelidad de una conejita.

En entrevista exclusiva para ME, Santa Claus de carne y hueso:

P.- Santa Claus, primero que nada, ¿vives con tu señora?… ¿Llevas una vida matrimonial tranquila?

R- Pues mira, la verdad es que últimamente, como todos, hemos tenidos algunas altas y bajas en nuestra relación, así que estamos separados.

Ahorita yo estoy viviendo con Miley Cyrus y mi señora con un enano.

Yo conocí a Miley la Navidad de 2013 en el show Jingle Ball, de la estación Z100’s, de Nueva York, cuando me bailó ‘twearking’ en el escenario del Madison Square Garden.

La verdad yo disfruto mucho las desveladas con Miley, además que me mete a la casa a todo tipo de personajes, intercambiamos parejas, en fin, estoy llevando una vida nueva.

Y creo que mi señora también está muy contenta con el enano. Tú sabes, un cambio en el menú siempre reactiva mucho la vida. Y si ambos somos felices, pues qué bueno, ¿no?…

P.- ¿Miley Cyrus?… ¿Tu señora con un enano?…

R.- Antes que continuemos, aclaro que estamos hablando de mi vida personal, no de mi carrera y mi amor por los niños.

Mira, Miley es muy divertida y me cambió la vida. No quiere decir que me voy a quedar con ella para siempre, pero ahorita la estoy pasando muy bien.

Y por otro lado, allá en el Polo Norte, pues no hay mucho de dónde escoger y los enanos se meten donde sea, ¿capisci?…

P.- ¿Tienes hijos?

R.- Tengo uno, pero con él vinieron los problemas matrimoniales, porque me salió moreno y enano. Por eso te digo que los enanos se meten donde sea, son oportunistas.

 P.- Pero, ¿no crees que la separación y tu vida con Miley arruinan tu imagen?

R.- Soy un hombre todo el año. Además, para qué somos hipócritas, llevo viviendo con mi señora muchos, muchos años felices, y si ella y yo nos estamos divirtiendo con nuestras nuevas relaciones, pues que digan lo que quieran.

 P.- ¿Has tenido problemas de obesidad? ¿De diabetes?…

R- Mira, yo soy gordo por naturaleza. Además, y se lo digo a todos para que me escuchen bien, cada vez que llega diciembre se pasan con la comedera, hasta traen reflujo y todo eso.

Luego llega enero, y es lo mismo cada año, dicen: ¡Voy a ponerme a dieta y voy a empezar a hacer ejercicio!… Después se sienten mal porque no cumplen sus metas y violan su régimen…

¿A quién engañan?… Ya déjense de autocastigarse con eso, sean felices, coman de todo, beban sus traguitos, disfruten los Holidays y en enero sigan disfrutando. La vida es muy corta.

Yo ya me chequé y no traigo diabetes, eso sí, el colesterol y los triglicéridos un poco altos, pero soy un gordo feliz.

P.- ¿Qué piensa Santa Claus de los ataques en París en noviembre pasado?

R- Todo fanatismo es malo. Y es muy triste lo que ocurrió, pero ya le dije a mi amigo Barak Obama, mientras sigan vendiendo armas como dulces por el mundo, pues cualquier fanático, loco o criminal, puede provocar una tragedia.

¿Por qué no dejan de vender armas por todo el mundo?… Por dinero.

Entonces unos son fanáticos religiosos y bélicos, y otros son fanáticos del dinero y también bélicos, los pacifistas quedamos en medio.

P.- En muchos países han criticado a Santa Claus porque lo ven como un invasor de religiones y porque ha convertido la Navidad en un asunto comercial…

R- Estoy harto de que me vengan con eso, yo creo en las libertades, si no quieren creer, pues que no crean en Santa Claus…

E insisto, los fanatismos son malos, pero no me digan que hay alguien a quien no le guste los regalos…

¡Ah!… Por favor, los adultos ya no le regalen calcetines o ropa a los niños, regalen juguetes, porque luego me dejan toda la chamba a mí.

P.- ¿Alguna vez has probado alguna sustancia prohibida?

R- Mira, la verdad es que yo he probado de todo, eso sí, con mesura.

Pero coincido con algunos alcaldes de por aquí, del área metropolitana de Monterrey: Cuando uno ya está grandecito, pues ya puedes aventarte un porrito, ¿no?…

Y más ahora, que la Suprema Corte de la Justicia de la Nación ya dijo que mientras no comercies, pues tú puedes darte un viaje recreativo.

No todo para mí son campanitas y cascabeles, la música de Led Zeppelin influyó en mí para que probara algunas substancias, pero quién no se emociona con el riff de Black Dog.

Yo creo que hay música que genera un vértigo delicioso y que con las substancias se le da todavía más vuelo a esa sensación… Cuando me escucho decir esto no parece que tenga cerca de 100 años de edad ¿verdad?…

P.- ¿Qué piensas de los padres de los niños a quienes llevas regalos?

R.- Pues se la pasan reclamando. Me los encuentro y me dicen: “Tú eres el culpable de tanto gasto que hago en Navidad”… Jo,jo,jo.

P.- ¿Y qué hay de los renos?

R.- Quiero aclarar por este conducto, que la Coneja de Pascua se ha estado metiendo con mis renos. Y ya hizo que varios de ellos se enemistaran porque anda con todos.

Donner, Blitzen y Vixen se dieron un entre con Dasher, Dancer y Prancer. Se pelearon y ahora no se hablan entre ellos, lo que me genera grandes problemas de navegación.

Y por otro lado, Cupid anda pero bien enamorado de la Coneja. Comet y Rudolph también ya andan saliendo con ella, pero curiosamente salen los tres juntos. Es un verdadero problema.

Como diría mi querido Hugh Hefner: ¿Así son las conejitas!…

 P.- ¿Qué le va a regalar esta Navidad al presidente Enrique Peña Nieto?

R.- En su cartita dice que quiere que le traiga al Chapo, que le caiga un trueno a Andrés Manuel López Obrador y que regrese el amor de La Gaviota hacia él.

Pero yo no puedo hacer eso, no soy el genio de la lámpara maravillosa para concederle sus tres deseos.

Le voy a traer un Pepto Bismol, por aquello de los corajes que llegan al estómago; una lupa para que se la preste a (Luis) Videgaray, que siempre se equivoca en las estimaciones del crecimiento del PIB. Y le voy a traer también unas camaritas de espía, para que siempre sepa dónde se mete La Gaviota.

P.- ¿Y le llevas regalos a todos los políticos mexicanos? ¿Qué te piden?

 R.- Mira, a mí no me gusta llevarles regalos a los políticos mexicanos, porque piden deseos, no regalos. Pero además porque me caen mal.

Considero que este país no debiera tener toda la pobreza que uno ve en lugares olvidados, como en el caso de la sierra Tarahumara, o como en la sierra de Oaxaca.

También, creo que la clase política mexicana es corrupta, nada más hay qué ver el tipo de vida que se dan los diputados federales, cuando una gran parte de ellos nada más va al Congreso a levantar la mano y hasta a echarse una siestecita. Ahí tienes a la sinvergüenza de Carmen Salinas.

México mantiene a demasiados legisladores, deberían desaparecer a los plurinominales que van a la Cámara de Diputados sin que nadie vote por ellos, y que son posiciones que sirven de canonjías y privilegios dentro de los partidos políticos.

P.- ¿Y qué te piden los políticos que te disgusta?

R.- Pues son muchos, pero me piden puras botellas y caprichos. Por eso les traigo lo que creo que necesitan.

Por ejemplo, a Manlio Fabio Beltrones le voy a dejar en el arbolito de Navidad una Banda Presidencial, para que se la ponga en el baño y se vea en el espejo, allá en su intimidad. Ya ves que siempre ha querido ser el candidato del PRI a la Presidencia.

A Gustavo Madero le voy a traer un diario y una calculadora, para que vaya escribiendo y sumando todas las derrotas que él y su grupo político -dígase Ricardo Anaya también- le han provocado al PAN.

Y a Andrés Manuel López Obrador de plano le voy a traer un nuevo registro de partido político, porque acaba de crear Morena, pero capaz que si vuelve a perder se sale y crea otro nuevo partido.

A Felipe Calderón le voy a traer pisto, ya ves que le gusta mucho. ¡Ah! y unos botines para verse más alto.

A Jesús Murillo Karam le voy a traer una bata de franela y una pipa, para que se retire de la política, porque su actuación como Procurador General de la República es hasta ahorita el ridículo del sexenio.

El que me sorprende mucho es Carlos Salinas de Gortari, porque no le traigo nada porque se porta mal, pero de todas maneras siempre me pone su cartita y me deja mi vaso de leche y galletas junto al pino de Navidad.

En la cartita dice que quiere controlar el país. Es muy persistente.

P.- ¿Y a Jaime Rodríguez “El Bronco”?

R.- Le voy a dejar en el matorral de Navidad una colección del libro vaquero y una herradura. Porque a juzgar por su vocabulario creo que es el único texto que lee y porque va a necesitar mucha suerte para que no se le vaya a voltear la ciudadanía con tanto impuesto que quiere aumentar.

P.- ¿Qué mensaje le da Santa Claus al mundo?

R.- Definitivamente que no se peleen, que piensen que la vida es corta y disfruten, que si tienen la oportunidad de divertirse, lo hagan.

Lo mejor es ser una persona divertida, que goce la vida. Los odios, los fanatismos, la guerra, nos llevan a sacar lo peor de la humanidad y quienes no tienen la culpa son los que más sufren: Los niños.

Un niño no piensa en maldad, a menos que a su alrededor le enseñen eso. Por naturaleza humana los niños son lo más inocente de este mundo, no provoquemos que se eduquen con odio, con frustración.

Un niño feliz va a ayudar a los demás y por ello va a generar un mundo mejor. Cada quien hagamos lo posible porque nuestros hijos sean felices.

¡Feliz Navidad a todos!…