972 Views |  Like

PEGA A PEMEX EL DESFALCO DE POLÍTICOS Y EMPRESAS ‘FAVORITAS’

FacebookTwitterGoogle+

El mes pasado explotó el complejo de Pajaritos en Coatzacoalcos, Veracruz, con un saldo de 27 muertos y más de 100 heridos. Algo ocurre en Pemex que en los últimos seis años van más de 10 incidentes.

Son demasiados incidentes entre explosiones, incendios y fugas, para una empresa que transforma productos de alto riesgo.

Tan sólo en Tula, Hidalgo, la refinería lleva tres incidentes en los últimos seis años. Y esa planta tiene en común con la de Pajaritos, que explotó el 20 de abril pasado, un pasado negro de empresas privadas que incumplieron con sus trabajos de restauración y modernización de las instalaciones.

En Tula se contrató a la compañía CCC Fabricaciones y Construcciones S.A de C.V. para restaurar la planta de reducción de viscosidad, siniestrada en 2011, pero los trabajos de esta compañía nunca fueron concluidos a cabalidad. Además de que hubo un sobregiro de costos por encima del contrato que originalmente fue de 500 millones de pesos y que asignó de manera directa a CCC Fabricaciones y Construcciones.

Incluso, esa compañía de Félix Cantú Ayala no pagó a los proveedores que subcontrató y se llevó los sobrecostos. Aún con este antecedente, esa empresa favorita de Pemex y protegida por el sistema político mexicano fue contratada una vez más por Petróleos Mexicanos para la reubicación de la planta de Chiapas, y allá tampoco concluyó los trabajos establecidos en el contrato y no pagó a proveedores.

La explosión del complejo Pajaritos el mes pasado volvió a poner el pasado oscuro de incumplimiento de trabajos de empresas privadas, en este caso concretamente en Pemex Petroquímica.

Entre 2001 y 2004 la empresa española Duro Felguera no efectuó conforme lo establecido los trabajos de ampliación y modernización de la Planta Clorados III, dentro del complejo Pajaritos, la misma que explotó en abril pasado.

El Órgano de Control Interno de la Auditoría Superior de la Federación encontró que se perdieron 8 millones de pesos diarios durante un año, por el atraso en la entrega de la ampliación de la planta por parte de la compañía ibérica. Pero además, de que hubo sobre cobros, se utilizó equipo de segunda mano para la supuesta modernización y todo se hizo con la participación de funcionarios de Pemex Petroquímica. Al menos tres directivos fueron inhabilitados.

Los contralores documentaron que se utilizaron materiales chatarra y equipos usados. Acreditaron que hubo un acto fraudulento de entrega-recepción, además de simulaciones entre la contratista y los directivos de Pemex Petroquímica. Por ejemplo, la compañía ibérica facturaba 44 supervisores y sólo tenía asignados seis.

Entre las conclusiones de la auditoría se destaca que los directivos de Pemex encubrieron los atrasos de Duro Felguera y dejaron de aplicar un causal de rescisión del contrato e inhabilitación de la empresa. Un informe interno de la Secretaría de la Función Pública, reveló que entre noviembre de 2003 y febrero de 2005 se perdieron los 8 millones de pesos diarios mientras la planta estuvo fuera de operación.

Cuando la Auditoría Superior de la Federación analizó el contrato y sus convenios modificatorios, detectó diversos incumplimientos a la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con la misma, entre ellos, el pago de montos no autorizados, la contratista no presentó oportunamente las fianzas de cumplimiento y los seguros de riesgo, y tampoco cumplió los plazos para la entrega de las fianzas de responsabilidad civil y de construcción. El órgano de fiscalización comprobó que los funcionarios de Pemex pagaron el costo de los equipos casi 300 por ciento más de lo que correspondía.

Pero todo esto y la corrupción en la ampliación de la planta Clorados III, apenas fue el comienzo para que luego, en 2009, la productora de PVC fuera cedida a la iniciativa privada, a la empresa Mexichem.

¿Y DÓNDE QUEDÓ LA EFICACIA DE LA IP?

Precisamente en 2009, aunque el director de Pemex Petroquímica, Rafael Beverido Lomelín estaba bajo la investigación de la Procuraduría General de la República AC/PGR/VER/CTZ/1045/2009, por la venta ilegal de la Planta Amoniaco III, prosiguió entregando a empresas privadas los activos más importantes de Petróleos Mexicanos, que en ese año todavía operaba el Estado porque la reforma energética apenas se dibujaba en los planes.

En ese tiempo la revista Contralínea publicó que Beverido Lomelín y Ricardo Gutiérrez Muñoz, director de Mexichem, firmaron un contrato en comodato para entregarle a la compañía privada la Planta de Derivados Clorados III, ubicada en el Complejo Pajaritos, de Coatzacoalcos, Veracruz. Ésta es la principal productora de monómero de cloruro de vinilo, materia prima con la que se fabrican diversos productos, entre ellos el policloruro de vinilo o PVC.

Entre 2003 y 2004, Petróleos Mexicanos (Pemex) invirtió en esa planta 150 millones de dólares para duplicar su capacidad de producción de 200 mil a 405 mil toneladas al año, y cubrir el 65 por ciento de la demanda nacional.

La empresa que contrató e incumplió con los objetivos fue la española Duro Felguera. Según el estudio de factibilidad, la sola operación de esa planta generaba ingresos por 13 millones de pesos diarios, es decir, Pemex Petroquímica estaba cediendo un negocio de 4 mil 745 millones pesos anuales.

Mexichem, SAB de CV, asentada también en ese complejo petroquímico, ya era la principal compradora de materia prima que ahí se producía, por lo que el director de Pemex Petroquímica negoció entregarle la planta en “comodato”.

El comodato se estableció por un plazo de 30 días para que Mexichem conociera y practicara la operación de la planta, previamente a la celebración del contrato, mediante el cual tomaría posesión de la operación.

Mexichem puso en su nómina a los exfuncionarios de Pemex que operaban la planta, es decir, un negocio redondo para el banquero Antonio del Valle Ruiz, accionista mayoritario de Mexichem.

El comodato que firmó Beverido refiere que Mexichem requería del incremento en la producción de cloruro de vinilo para estar en posibilidades de integrar la cadena de cloro hasta PVC, tal y como lo realizan los principales productores de ese material en el mundo, para hacer el negocio más rentable.

En el comodato se asentó que el ceder la planta a Mexichem podría alentar el desarrollo de la industria petroquímica nacional, a través de la integración de la cadena para producir el PVC. Y que además permitiría realizar inversiones en equipo y tecnología para incrementar la producción y reducir los costos. Tambiéin, permitiría realizar acciones que les abrirían negocios rentables de manera sustentable, bajo un entorno de mercados abiertos a la libre competencia. Pero nada de eso se cumplió, lo que sucedió es que a cambio de mil 650 millones de pesos, Mexichem pasó a ser el socio mayoritario de la planta, la cual produce 4 mil 750 millones de pesos al año en PVC, o sea tres veces más de la única inversión de Mexichem en 2009.

EXPLOTA EN PEMEX EL DESFALCO

En los últimos seis años la paraestatal ha tenido 11 incidentes, entre explosiones, incendios y fugas, con una saldo de más de 130 muertos. El común denominador en varios accidentes, es el incumplimiento de empresas privadas favoritas de la paraestatal para entregar a tiempo y con eficacia los trabajos de construcción, reparación ampliación de las plantas.

1.- Abril de 2011: Fuga e incendio en la Planta Desparafinadora de Salamanca, Guanajuato. Cinco heridos.

2.- Julio de 2011: Explosión de la planta de reducción de viscosidad en la refinería de Tula, Hidalgo. Dos muertos y un herido.

3.- Diciembre de 2011: Fuga y explosión de un oleoducto de Pemex en San Martín Texmelucan, Puebla. Hubo 30 muertos.

4.- Septiembre de 2012: Explosión de un oleoducto en Reynosa, Tamaulipas. Dejó 33 muertos.

5.- Enero de 2013: Explosión en la Torre Ejecutiva de Pemex en la colonia Nueva Anzures, Ciudad de México. Se debió a una acumulación de gas metano. Hubo 37 muertos y 127 heridos.

6.- Octubre de 2013: Explosión en la refinería de Tula, Hidalgo. Un muerto y seis lesionados.

7.- Abril de 2015: Explosión Abkatum, Plataforma Marítima en la sonda de Campeche. Cuatro muertos, 45 heridos.

8.- Agosto de 2015: Explosión de gasoducto en el Municipio de García, Nuevo León. Pemex asegura que se debió a una maquinaria externa que golpeó la tubería. Cinco muertos.

9.- Septiembre de 2015: Explosión de la Planta de Hidros, en la refinería de Tula, Hidalgo. Un herido.

10.- Noviembre de 2015: Explosión en la refinería Antonio Dovalí Jaime, en Salina Cruz, Oaxaca. Nueve heridos.

11.- Abril de 2016: Explosión en el complejo Pajaritos de Coatzacoalcos, Veracruz. Dejó 27 muertos y más de 100 heridos.