553 Views |  Like

MÉXICO: 8º LUGAR MUNDIAL EN ROBO DE IDENTIDAD

FacebookTwitterGoogle+

Como en la ciencia ficción, hoy los delincuentes pueden acabar con tu vida robando tus datos personales y creando deudas impagables que arruinan todos tus planes y los de tu familia. Aquí te decimos cómo cuidarte.

Este delito se disparó en nuestro país en los últimos años según los datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), principalmente por el robo de papelería y datos personales. Pero existe una alerta que todavía no es encendida en el país: El Hackeo de servicios móviles bancarios.

Vamos por partes. ¿Sabes que tu iPhone puede ser una cámara abierta para hackers? ¿O que si en tu equipo android aceptas una aplicación sin revisarla, puede tratarse de un hacker?

En México diariamente hay espionaje industrial, robo de identidad y lavado de dinero a través del hackeo de smartphones y demás dispositivos electrónicos.

Los usuarios estamos vulnerables ante el robo de nuestra información financiera y personal.

De hecho, hace dos meses el FBI logró desbloquear el iPhone de los terroristas del 2 de diciembre en San Bernardino, California, sin la ayuda de Apple y gracias a un tercero que se ofreció para desbloquear el móvil. Esto, ya que Apple se había negado a desbloquear el móvil porque consideró que sería una muestra de violación de datos personales para todos sus usuarios. No importa quién desbloqueó para el FBI el iPhone, lo importante es que es una muestra de que todos estamos expuestos y que en nuestros móviles utilizamos servicios financieros.

Un hacker podría arruinar nuestra economía. Pero lo más alarmante, es que en este momento hay en México empresas que abiertamente están impartiendo cursos para enseñar a hackear los dispositivos electrónicos, sin que esas actividades estén controladas por la Secretaría de Educación, o tipificadas como delito. Esta falta de legislación ya provocó desfalcos millonarios, robos de identidad y hasta un asesinato reciente del CEO de la compañía Hacking México. Pero nadie está trabajando en impedir los cursos de hacking en el país.

Cinco disparos se escucharon el 2 de diciembre en el café Salón 22 de la Colonia Moderna, en Guadalajara. Causaron la muerte de Raúl Robles Avilés alias Megabyte, y automáticamente los tiros también encendieron las alarmas contra la ignorancia y la vulnerabilidad que hay en este país, acerca del hacking. La muerte de Raúl Robles fue justo un día después de dar un curso: “Cómo Hackear a un Casino Online”, impartido en Guadalajara.

Tres días después impartiría ese mismo curso en la Ciudad de México y la semana siguiente en Monterrey. Su asesinato fue anunciado por un anónimo en el chan, o imageboard Hispachán. Pero no hay ley que prohíba impartir estos cursos, e incluso el Megabyte se reía cuando lo cuestionaban sobre la legalidad de éstos. En blogs decía: “Es como decir que comprar una camioneta es delito, porque alguien la puede usar para un levantón”.

Los perfiles de quienes recibían los cursos de Raúl Robles, así como otros que se imparten hoy mismo en el país, no tienen límites, sólo que pagues tu cuota. Y quienes aprenden, pueden robar tu información personal y financiera.

En México la empresa Desarrollos y Aplicaciones de Sistemas, asegura haber creado un dispositivo para encriptar la información. Pero aunque esta compañía dice tener la patente de esa creación mexicana, no han podido comercializar el producto por la incredulidad de los mexicanos a ser víctimas de hacking en sus móviles.

UNA HISTORIA DE ROBO DE IDENTIDAD

Para tomar conciencia a cerca de este delito que ha llegado a México con tanta fuerza, la Condusef está difundiendo la historia de Yolanda, un mujer que sufrió el robo de identidad.

La historia narra que cuando esta joven recibió su primera tarjeta de débito, lo primero que pensó fue en ahorrar y mantener esa cuenta como respaldo para su futuro y eventuales emergencias.

Sin embargo, nunca imaginó que años más tarde sería víctima de robo de identidad y de un tortuoso vía crucis de aclaraciones. En nuestro país el delito de robo de identidad ha ido en aumento progresivo. Según datos del Banco de México, nuestro país ocupa el 8º. lugar a nivel mundial en este delito. Un 67% de los casos, el robo de datos personales ocurre por la pérdida de documentos. Un 63% por el robo de carteras y portafolios, y el 53% por información tomada directamente de una tarjeta bancaria. Comúnmente, el delito de robo de identidad se usa de manera ilegal para abrir cuentas de crédito, contratar líneas telefónicas, seguros de vida, realizar compras e incluso, en algunos casos, para el cobro de seguros de salud, vida y pensiones.

Por ejemplo, en el caso de Yolanda, ella ha tenido que pagar un crédito por 18 mil 500 pesos que nunca solicitó ni disfrutó, y a pesar de haberlo liquidado, actualmente se encuentra boletinada en el Buró de Crédito por lo que ningún banco la considera con capacidad crediticia.

Maestra de educación preescolar desde hace casi 30 años, Yolanda trabaja en un colegio privado y en una escuela pública, donde recibe su pago vía tarjeta de débito. Pero como ella misma refiere: “Siempre he sido muy precavida”, por lo que prácticamente no hacía uso de ésta y por lo mismo no revisaba sus estados de cuenta.

Hace poco más de tres años, se percató que su banco le aplicaba una deducción de 700 pesos, el siguiente mes pasó lo mismo, por lo que al recibir el tercer descuento decidió acudir a la sucursal para conocer el motivo de dicho cobro.

En la institución le dijeron que los descuentos correspondían al crédito de nómina por 18 mil 500 pesos que había solicitado, mismos que le fueron depositados a su cuenta y que ella supuestamente había retirado desde diversos cajeros automáticos en el interior del país.

“Obviamente yo lo desconocí, insistí mucho que era absurdo e ilógico que me hubieran otorgado un crédito sin haber firmado ningún documento ni comprobante, cuando hasta para cambiar un cheque piden identificación oficial”, agrega.

Luego de muchas vueltas y acudir a diversas instancias dentro del propio banco, Yolanda recibió siempre la misma respuesta: “el plazo para solicitar la aclaración ha expirado y no hay nada más que hacer”.

Ante la disyuntiva de perder más días de trabajo para llevar la aclaración hasta otras instancias, no tuvo más opción que asumir la deuda y seguir pagando durante tres años 700 pesos mensuales por un dinero que nunca solicitó. La institución bancaria le recomendó dar de baja su tarjeta, porque probablemente habría sido clonada para hacer con ella los retiros desde cajeros automáticos.

Pero el vía crucis de la profesora no terminó ahí, hace unos meses decidió aceptar un crédito de nómina pre-autorizado que le ofreció el banco, pero ¿cuál fue su sorpresa?, que resultó estar boletinada en el Buró de Crédito.

“Cuando fui a solicitarlo me dijeron que todo estaba perfecto, pero al momento de revisar me informan que estoy en el Buró de Crédito, debo averiguar porqué y en cuanto lo arregle y pague, con gusto me lo autorizan”.

Y efectivamente, al checar su situación en el Buró, resultó que tenía varias deudas por compras en diversos establecimientos en el interior de la República y un crédito con una afianzadora.

e encontró una duplicidad de su Registro Federal de Causante en Monterrey, Nuevo León, y los cargos corresponden a la persona que tiene su mismo RFC, por lo que tuvo que acudir al Servicio de Administración Tributaria (SAT) a solicitar la aclaración correspondiente.

Nuevamente, luego de innumerables vueltas, el SAT corrigió el error de duplicidad del RFC y con ello los cargos del Buró desaparecieron, excepto el adquirido con la afianzadora por mil 400 pesos.

Harta de tanto trámite y en aras de no seguir siendo afectada, la profesora decidió pagar los mil 400 pesos, limpiar su historial en el Buró de Crédito y acceder al préstamo bancario, sin embargo desconoce a quién debe liquidar esa cantidad y la forma en que se adquirió ese crédito.

Actualmente, Yolanda enfrenta el riesgo de que su calificación como “ente deudor” aumente, toda vez que mientras más tiempo pase en liquidar la deuda, su evaluación como no pagadora será más alta.

“Si en este momento yo tuviera una emergencia y realmente necesitara adquirir un crédito del banco no lo podría hacer porque estoy en el Buró con un adeudo que aunque reconozca y quiera liquidar, no puedo”.

 ¿Qué es el robo de identidad?

Cuando una persona obtiene, transfiere, posee o utiliza de manera no autorizada datos personales de alguien más, con la intención de asumir de manera apócrifa su identidad y realizar compras, obtener créditos, documentos o cualquier otro beneficio financiero en detrimento de sus finanzas.

Tu identidad la constituyen datos personales como: nombre, teléfono, domicilio, fotografías, huellas dactilares, números de licencia y seguridad social, números de tarjeta de crédito y cuentas bancarias, nombres de usuario y contraseñas.

 Recomendaciones de la Condusef

  • No ingreses nombres de usuario y contraseñas en sitios desconocidos.
  • Evita compartir información financiera.
  • Utiliza sólo páginas electrónicas que cuenten con certificados de seguridad.
  • En caso de extravío de documentos personales presenta una denuncia ante la autoridad correspondiente.
  • Evita proporcionar datos personales a encuestadores vía telefónica.
  • Revisa periódicamente tus estados de cuenta para detectar a tiempo cualquier operación irregular.

¿Cómo te pueden robar tu identidad?

  • Si no tomas las debidas precauciones al realizar compras, pagos de servicios, de impuestos o transacciones bancarias vía internet.
  • Robo de teléfonos celulares.
  • Si proporcionas demasiada información a través de redes sociales.
  • En estados de cuenta o documentos personales que tiras sin precaución a la basura.
  • Robo de correspondencia.
  • Robo de carteras o bolsos con tarjetas de crédito e identificaciones.

 ¿Qué hacer en caso de robo de identidad?

  • Contacta a tu Institución Financiera para solicitar la cancelación de tus tarjetas y la emisión de una “alerta de fraude”.
  • Cambia las contraseñas o bloquea las cuentas que pudieran estar comprometidas.
  • Algunas de las entidades que te pueden apoyar son: Condusef, Profeco y la Policía Federal.

EL ROBO DE IDENTIDAD EN MÉXICO:

  • 8º. lugar a nivel mundial.
  • 67% por pérdida de documentos.
  • 63% por robo de carteras, bolsos y portafolios.
  • 53% por clonación de tarjeta de crédito o débito.

***Con información de la Condusef.