495 Views |  Like

MANZANILLO: UN PARAÍSO

FacebookTwitterGoogle+

Una oleada de paz y naturaleza que se sale del ajetreo y el ruido de otros destinos playeros en el país.

¿Estás buscando a dónde ir esta Semana Santa? Te presentamos Manzanillo: Un paraíso perfecto para vacacionar sin la locura de Cancún, pero con las playas azules y los mejores mariscos y atardeceres del Pacífico.

Te preguntarás por qué no has ido ya. La respuesta es simple, no hay vuelos directos de Monterrey y las conexiones hacen que el transcurso sea más largo y tedioso.

Puedes volar a Guadalajara y tomar un camión de cuatro horas al Puerto, o puedes viajar con conexión en la Ciudad de México, o irte de roadtrip y manejar través del bello país. Es un viaje de cuatro horas en avión o 13 horas manejando, pero una vez que tus pies tocan las suaves arenas de las playas, te vas a enamorar.

Con el clima perfecto year-round, un sólo Starbucks y ni un Mcdonalds, Manzanillo es casa del puerto más importante del país y su remodelación ha hecho que la ciudad crezca con buena infraestructura y flujo.

Para el nightlife las opciones son casi nulas. Hay un antro viejo que ha pasado por un par de remodelaciones, un bar hipster de música electro-pop, un billar con litros y un table para los marineros que llegan en los barcos de carga. La vida nocturna empieza a partir del sábado y hasta el sábado.

Pero gracias a la poca popularidad de esta ciudad y su atmósfera pacífica, las visitas de extranjeros en retirement han ido aumentando y con ello los restaurantes contemporáneos y wine bars al estilo San José Del Cabo, en un especie de corredor más artsy.

En todo el Pueblo/Ciudad, sólo hay una calle principal: Miguel de la Madrid. Que te lleva a las mejores playas en sus distintos municipios sin pierde. Las playas del Club Santiago son de las mejores. Es un fraccionamiento “privado” y el mar es tranquilo, con pocas olas. Ahí se hospedan los spring-breakers de Guadalajara y es el ambiente más fresa de la ciudad.

También está el mejor beach club de Manzanillo. Si te interesa más la adrenalina del surf, algo menos turístico, la playa Miramar es la ideal. Una playa semivirgen justo en el centro de Santiago -un municipio pequeño- y poco frecuentada por turistas. Es ideal para los mañaneros y deportistas en su morning run con sus perros. Ahí encontrarás a los viejitos que pasan el invierno en sus casas a orillas del mar y a los amantes de la soledad y la naturaleza. Eso sí,  debes tener cuidado porque en los mares de Manzanillo lo que sobra es vida y el agua está llena de animales.

Si buscas algo más privado, comercial y con vida de rey, los Resorts es lo tuyo. Las Hadas y el Barceló son los principales puntos para los golfistas y familias con un all-inclusive y playas privadas. Estos están en los cerros a la orilla del mar, hogar también de las mejores casas que con frecuencia te topas en revistas de arquitectura. La mejor vista de la cima hacia el Pacífico.

Aquí tienes todo a tu alcance, restaurantes, bares, albercas privadas, tours, muelle, masajes y un delicioso camastro en la playa con servicio de meseros.

Y si todo esto no te llena, a 40 minutos de la ciudad está Barra de Navidad, un pueblo turístico para hippies, hipsters y surfers. El lugar perfecto para turistear en un one-day trip y comprar los recuerditos para los que se quedaron en Monterrey. ¡Buen Viaje!

Por The SS Projects