2343 Views |  Like

LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN MÉXICO

FacebookTwitterGoogle+

En los últimos años las agresiones contra periodistas se han intensificado de una manera considerable en el país, convirtiéndose México, en uno de los peores lugares para ejercer esta profesión.

Las amenazas, desapariciones y los asesinatos son cosa de todos los días, y en los últimos 15 años han perdido la vida 103 periodistas, mientras que otros 25 se encuentran desaparecidos; se señala que Veracruz, Michoacán, Chihuahua y Tamaulipas encabezan la lista de las entidades donde se ha registrado el mayor número de episodios.

Este clima de violencia ha obligado a numerosos periodistas y medios de comunicación a no dar cobertura a ciertos hechos como medida de protección; otras veces deciden que lo mejor es resguardar la identidad de sus corresponsales; y en los casos más extremos, muchos han optado por abandonar la profesión.

Pero, ¿existe o no una verdadera libertad de expresión en México? La libertad de expresión es la transmisión de ideas, valores, pensamientos, opiniones y argumentos y un elemento indispensable para el óptimo desarrollo de los sistemas democráticos. Podríamos afirmar que sin libertad de expresión no hay democracia.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que todo individuo tiene derecho a la libertad de expresión, y este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas sin limitación de fronteras por cualquier medio.

El derecho a la información constituye una de las condiciones primordiales para el progreso de la sociedad, y ésta debe contar con información independiente, completa, veraz, plural y oportuna, para tener un conocimiento de todo lo que sucede a su alrededor.

Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el 89% de los casos de ataques contra periodistas en México quedan impunes, y la falta de resultados por parte del Estado mexicano (investigaciones que con frecuencia se cierran de prisa o se frenan debido a la lentitud burocrática, a una deficiencia legislativa o a un problema de aplicación de la ley), provoca un desaliento en la denuncia, incentivando aún más a los futuros agresores.

Algunas formas en las que se puede reprimir a un periodista, son: agresiones físicas, hostigamiento, intimidación, amenazas, cárcel, restricciones, montajes, falsificaciones, vigilancia, retirada de visados y licencias, prohibición del acceso a internet, cierre de medios, fomento de campañas de difamación, ataques armados, exilio, secuestro, tortura, desapariciones y hasta asesinato.

Pero, ¿quiénes están detrás de estas intimidaciones? Aunque no se diga de manera explícita en los medios de comunicación, ocurre con la colusión del crimen organizado, las autoridades políticas corruptas (federales y estatales) y las administrativas, que involucran intereses políticos, ideológicos y económicos.

Numerosos medios de comunicación han renunciado hacer investigaciones sobre casos relacionados al abuso de poder, corrupción y violencia, así como de hechos vinculados con el narcotráfico, por temor a represalias, surgiendo así un clima de autocensura.

El ambiente hostil para el ejercicio de la libertad de expresión, provoca incertidumbre y limitación, con el resultado de tener una sociedad desinformada.

Pero por otro lado, la aparición de las redes sociales ha sido una gran sorpresa para la sociedad, pues se han convertido en el nuevo protagonista de la información. Gracias a la utilización de un teléfono es posible tomar un hecho en tiempo real y compartirlo para hacer una denuncia.

SABÍAS QUE…

  • En México se celebra el “Día de la Libertad de Expresión” el 7 de junio.
  • Suecia fue el primer país en adoptar una legislación de libertad de prensa con la “tryckfrihet” del 2 de diciembre de 1766.
  • De los 189 países del mundo, 178 reconocen la libertad de expresión como garantía constitucional.
  • Los países que muestran mayores restricciones para el ejercicio de la libertad de expresión son: Birmania, Burundi, Camerún, Costa de Marfil, Cuba, Irán, Irak y Libia.
  • La UNESCO, la agencia de las Naciones Unidas, es la encargada de promover y proteger la libertad de prensa en todo el mundo.
  • El 3 de mayo de 1993 fue declarado el Día Mundial de la Libertad de Prensa.
  • El Premio Mundial de Libertad de Prensa UNESCO/Guillermo Cano lo ganó el periodista sirio, Mazen Darwish, quien se encuentra encarcelado actualmente.
  • En México la profesión de periodista es una de las 3 más peligrosas, al lado de los bomberos y los boxeadores profesionales.
  • Wikipedia tiene una lista de casi 300 periodistas asesinados en México de 1984 al 2015.
  • El primer periodista asesinado en México fue Manuel Buendía, columnista de Excélsior, quien falleció a balazos en la zona rosa del D.F., en mayo de 1984.

CASO RUBÉN ESPINOSA

Los ataques a la prensa no necesariamente surgen en zonas peligrosas, pues actualmente la cobertura de cualquier tema social se está convirtiendo en una cobertura de riesgo.

Desde que el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, asumió su cargo en el 2010, se han registrado 14 periodistas asesinados en ese estado. El más reciente fue el del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril de 31 años, corresponsal de Cuartoscuro y de la revista Proceso en Veracruz, quien se autoexilió en la ciudad de México el pasado mes de junio, y fue asesinado en un homicidio múltiple en un departamento de la colonia Narvarte, el pasado 31 de julio.

Rubén Espinosa decidió dejar Veracruz para vivir al D.F. por decisión propia, para buscar nuevas oportunidades de empleo y por cuestiones de seguridad, pues había recibido varias amenazas, acoso y hostigamiento en su trabajo.

Antes de trasladarse al D.F., el fotógrafo denunció que personas desconocidas lo habían estado siguiendo, fotografiado y lo acosaban delante de su casa en Xalapa.

Pero el asesinato se produjo sin que las autoridades encargadas de proteger a los periodistas hicieran nada para ayudarlo. El fotoreportero no residía en el domicilio del crimen, sino que se había quedado allí tras asistir a una reunión. Al no tener noticias de Rubén, su hermana contactó a un amigo que había estado con él ese día, pero cuando llegaron al lugar encontraron que el edificio estaba acordonado. El cuerpo de Rubén había sido torturado y tenía dos impactos de bala.

Hasta la fecha, la PGJDF cuenta con 15 declaraciones, inspecciones y levantamiento de indicios, para recabar pruebas y dar con los responsables.

Con este asesinato se marca un nuevo hecho en la violencia contra la prensa en México, pues es la primera vez que un periodista desplazado internamente es asesinado en el D.F.

Por otro lado, el gobernador priista de Veracruz, Javier Duarte ofreció colaboración institucional al Gobierno del D.F. por el multi homicidio ocurrido en ese mes de julio.

Luego del asesinato del fotoperiodista, una carta publicada por PEN America (Comité de Periodistas, Escritores y Artistas), fue enviada al presidente Enrique Peña Nieto para exigir el esclarecimiento de este hecho.

Más de 500 firmantes, entre ellos Alfonso Cuarón, Gael García Bernal, Guillermo del Toro, Lydia Cacho, Denise Dresser y Julio Villanueva Chang, pidieron el compromiso efectivo del gobierno para garantizar la libertad de expresión en México.

LA FOTO QUE HIZO ENFURECIÓ AL GOBERNADOR DE VERACRUZ

Por Redacción / Sin Embargo

Rubén: –Yo me especializo en movimientos sociales. Tengo una portada en la revista Proceso con el Gobernador, esa portada lastimó mucho, de hecho la compraron a granel…”

–¿Qué foto es?

Rubén –Es una fotografía donde el Gobernador sale con una gorra de policía y de perfil que va caminando. Ojos inyectados. Mirada extraviada. Labios entreabiertos. Orejas para atrás igual que las aguzan los perros al acecho. El ceño adusto tras las gafas y una gorra de policía. Las lonjas colgadas sobre el cinturón. Los botones de la camisa con su nombre bordado amenazan con salir disparados”.

Esa fue la imagen escogida por el equipo de la revista Proceso para ilustrar la portada del número 1946, y con el encabezado: “Veracruz, estado sin ley”.

En interiores había un reportaje sobre los homicidios de periodistas en Veracruz y las complicidades de los funcionarios para no esclarecerlos. Pero una vez que la revista salió a la luz, grupos de personas en coches particulares y camionetas, comenzaron a comprarlas por montón. Y así en cada puesto Proceso había sido “levantada”.

Con la portada de la Proceso 1946, Rubén Espinosa quedó en la mira.