528 Views |  Like

LA NUEVA ERA DE LA T.V.

FacebookTwitterGoogle+

La señal de televisión como la conocemos actualmente está en cuenta regresiva, y este año muchos dejarán atrás su televisión análoga para unirse a los millones de consumidores que han sido capturados por la señal digital.

A partir del 1 de enero del 2016, México deberá iniciar una nueva etapa en la trasmisión de señal de televisión abierta 100 por ciento digital.

La primera comenzó en Tijuana a mediados del 2013, y para esta segunda fase, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) realizará un proceso de forma escalonada en diferentes ciudades de la República.

En teoría, el 31 de diciembre del 2015 es la fecha límite para dar por terminada la transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT), lo que supone que todos los hogares mexicanos deberán tener un televisor digital para poder seguir sintonizando el contenido que se transmita.

La Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión establece que una vez que se alcance un nivel de penetración del 90% de dichos hogares, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) podrá valorar si existen las condiciones para llevar a cabo dicho “apagón analógico”.

Y para la gente que no tenga la posibilidad de poder comprar una nueva televisión, se podrá contar con la ayuda de un convertidor o adquirir una antena que permita recibir las señalas digitales.

El apagón analógico también se ha llevado a cabo en otros países, y conforme se ha extendido entre la población la televisión por cable o de pago, los canales locales de televisión han quedado en desventaja.

Esta transición se da como parte de la evolución de las tecnologías y uno de los motivos por los que se eligió pasar a la televisión digital es la futura disponibilidad del ancho de banda que actualmente se usa para emisiones analógicas. En consecuencia, multitud de sectores están interesados en adquirir parte del dividendo digital, entre ellos los operadores de telecomunicaciones móviles, proveedores de acceso a la banda ancha en zonas rurales y cadenas de televisión, entre otros.

Los sistemas de televisión convencional se basan en redes de difusión, siguiendo el esquema de transmisión punto a multipunto, es decir, desde una cabecera de emisión se difunde la misma señal a todos los receptores que se encuentren dentro del área de cobertura. Y al no existir ningún canal de comunicación ascendente (del usuario al centro emisor), los sistemas de televisión convencional no pueden soportar servicios interactivos, que sí ofrece la televisión digital.

Beneficios de la TV digital.

  • Mayor calidad y definición de imagen con una resolución de 1920 / 1080 pixeles.
  • Mejor sonido con formato Dolby Digital y el popular 5.1.
  • Mayor cantidad de canales en televisión abierta sin costo.
  • Una oferta más amplia de canales y programación con mayor calidad.
  • Servicios interactivos como: guía electrónica de programación, opciones de audio, subtítulos e idioma, y selección de la toma en caso de que la transmisión habilite la opción de multicámaras.