546 Views |  Like

ES TIEMPO DE MATACANES

FacebookTwitterGoogle+

La Ciudad de las Montañas ofrece aventuras de ecoturismo y adrenalina muy próximas al Área Metropolitana, gracias a su imponente Sierra Madre Oriental. El verano es la única estación del año en la que puedes aprovechar algunos de estos recorridos naturales.

Ya es común que visitantes europeos y sudamericanos conozcan los hermosos cañones de la Sierra Madre de Santiago, Nuevo León, por ello es importante que un habitante de Monterrey esté al tanto de su belleza natural y luche por su conservación. Son como parques naturales de diversiones para quienes gustan de saltar de lo alto a fosas de agua fresca, atravesar grutas y practicar el rappel y el senderismo. Gracias a la Sierra, los regios tienen a una distancia próxima una serie de cañones con caídas de agua natural color turquesa.

Muchos de estos paseos de aventura tienen como puerta de entrada El Cañón de la Huasteca o la Sierra de Santiago, y gran parte de ellos –sobre todo los recorridos en cañones con agua- solamente pueden visitarse en verano, porque de septiembre en adelante las lluvias los vuelven peligrosos.

Las grutas y cuevas pueden inundarse por completo entre septiembre y abril.
Actualmente existe ya un enorme listado de empresas de turismo de aventura que ofrecen los traslados, guías, equipo y experiencia, para conocer y disfrutar estos recorridos. Solamente puedes googlear ecoturismo o turismo de aventura en Nuevo León, y podrás encontrar una serie de paquetes para realizar actividades en las montañas, algunas de ellas muy sencillas y otras con cierta exigencia técnica. La mayoría de estas empresas ofrecen cursos de iniciación en el rappel y la escalada, para preparar a los excursionistas antes de los recorridos en la Sierra Madre Oriental.

Aquí te contamos de dos de los mejores trayectos de cañonismo en la Sierra de Santiago, que solamente puedes disfrutar en este verano.

Nivel: Medio

Equipo: Tenis para montaña (con tracción), chaleco salvavidas, casco, arnés, mosquetón, soga, shorts resistentes y wethsuit de neopreno por debajo.
Se recomienda contratar los servicios de una empresa, que cubre traslados, la mayoría del equipo y seguro de gastos médicos.
Costo: Entre mil 200 y mil 600 pesos.

Para quienes son felices con la aventura, la adrenalina de bajar a rappel junto a una caída de agua de 25 metros, saltar de las rocas al agua cristalina y bajar por una gruta con cascadas y paredes blancas, Matacanes es la mejor decisión para celebrar la naturaleza en este estado norteño.

En cada ocasión que ME ha hecho el recorrido, han estado presentes extranjeros que vienen a realizar el trayecto para terminar felices y cansados con una discada norteña en Las Adjuntas, junto al agua que baja de la sierra. El destino Matacanes ya tiene fama en muchos países.

Existen distintas alternativas y empresas de turismo de aventura que además de proveer del equipo (casco, chaleco salvavidas, arnés, mosquetón y soga) y llevarte en camiones todo terreno al punto de salida, también te incluyen en la tarifa un seguro de gastos médicos que nunca está de sobra cuando se trata de cañonismo.

Es importante que como es turismo de aventura, quien decida hacer el recorrido esté consciente de que no debe ir si una noche antes se fue de pachanga o consumió bebidas embriagantes en exceso.

Porque eso sí, te tienes que levantar a las 5:00, mínimo, para estar a tiempo con el guía de la empresa de ecoturismo, subir en camión todo terreno y llegar al punto de salida en la sierra.

La otra alternativa es que duermas en un hotel cercano, en la Cola de Caballo o en la cabecera municipal de Santiago.

Una vez en el camión, te internas en las montañas del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, área natural protegida con 177 mil 395 hectáreas, dentro de la Sierra Madre Oriental. Se pueden ver las escarpadas montañas durante el ascenso en el camión. Después de dos horas de excelentes vistas serranas llegas a la comunidad de Potrero Redondo, en donde están las cabañas y los últimos baños que podrás ver.

Aquí distintas compañías de turismo de aventura rentan el lugar para que la gente pueda cambiarse y estar listo para el recorrido. Es recomendable el traje de neopreno corto y unas licras debajo de éste porque con las piernas descubiertas corres el riesgo de que al salir de las distintas fosas de agua, una planta de hiedra venenosa rose tu piel y provoque urticaria o picazón en la dermis.

Luego de Potrero Redondo viene el Cañón de Matacanes. Los guías te proporcionan información de seguridad y una vez que todos están listos empiezas una caminata rumbo a la entrada del cañón.

El primer desafío al llegar al punto de salida es un salto de 4 metros a una hermosa poza color turquesa, color que se debe a la lenta desintegración de la roca caliza, lo que se ve en realidad son micro-sedimentos o micro-cristales en suspensión que reflejan la luz y dan esas tonalidades azules y verdes. Posteriormente el rappel de 25 metros. Ahí el guía se asegura de que tu mosquetón y el arnés estén bien colocados para engancharte a la línea (soga) y comenzar a descender por la pared de roca. Junto al descenso cae el agua fresca y cristalina.

Una vez debajo de la caída de agua llegas a una hermosa fosa y sales nadando de ella hacia las rocas para esperar que el grupo con el que harás todo el recorrido esté abajo.

Entonces sigues el curso del río por 9 kilómetros, superando obstáculos y disfrutando del milenario paisaje que ha moldeado el agua . Caminas, nadas y saltas de fosa en fosa de agua hasta llegar a la entrada de una cueva de 40 metros de altura.

Aquí el río corre de forma subterránea, penetrando en la gruta con una cascada de 15 metros, en donde realizas un segundo rappel. Dentro de la caverna observas los primeros Matacanes, nombre geológico que se le da a unas interesantes formaciones de rocas porosas de origen calcáreo por donde se filtra el agua, formando enormes regaderas. Realizas un salto de 3 metros en total oscuridad para después nadar unos 20 metros por el interior de un pasaje subterráneo.

Al salir de la gruta, continuas con la sección más emocionante: Los saltos de mayor altura de entre 4 y 10 metros, desde formaciones de roca caliza para caer en las fosas de agua.

Finalmente llegas a la última sección técnica del cañón conocida como “Segundo Matacán”. Para entrar en esta gruta realizas un salto en una cascada de 6 metros de altura y después nadas bajo una bóveda abierta, un sitio formado por las filtraciones de luz y escurrimientos de agua, que forman un juego de luces y colores, hasta que una vez más la oscuridad se adueña del ambiente y entonces tienes que encender una lámpara para iluminar el último tramo de 40 metros. La salida de la caverna se va volviendo más estrecha y el techo va llegando casi hasta el agua del río subterráneo, por el cual sales nuevamente a la luz del sol.

El último tramo es una caminata por el río Lagunillas hasta el lugar conocido como “Las Adjuntas”, en donde luego de unas ocho horas de caminar, saltar, rappelear y nadar, los guías preparan una discada proteínica que te vuelve a la vida.

EL CHIPITÍN: 7 RAPPELES

Nivel: Alto.
Equipo: Tenis para montaña (con tracción), chaleco salvavidas, casco, arnés, mosquetón, soga, shorts resistentes y wethsuit de neopreno por debajo.
Se recomienda contratar los servicios de una empresa, que cubren traslados, la mayoría del equipo y seguro de gastos médicos.
Costo: Entre mil 200 y mil 600 pesos.

Enclavado también en la Sierra de Santiago y en la comunidad de Potrero Redondo, está el Cañón del Chipitín, también conocido como Los 7 Rappeles. Es un recorrido de aventura que exige ligeramente más técnica para los descensos en rappel y los saltos al agua. Pero es un paraje extremadamente bello y natural.

Para este recorrido inicias con un desayuno en pleno amanecer en el pueblo de Potrero Redondo para después vestirte adecuadamente con ropa de neopreno, porque aunque hace calor en verano el agua siempre es fría. También es importante que portes chaleco salvavidas, tenis para montaña (con tracción), casco, arnés y mosquetón.

Primero haces una caminata de unos 20 minutos antes de llegar al primer rappel. Los dos primeros rappeles están a una altura de entre 7 y 9 metros, los cuales son muy sencillos porque vas pisando roca vertical porosa, muy fácil de adherirte y además llevas tu cuerda entre el mosquetón.
Para el tercero y cuarto rappel necesitas que los integrantes del equipo tengan un poco mas de técnica para hacer el descenso, ya que los cañones están mas altos y al final del cuarto rappel encuentras una pequeña cueva por la que hay que descender. Pero tampoco es algo muy complicado, simplemente te exige más técnica.

Para el quinto rappel haces un descenso de unos 20 metros aproximadamente y al final de éste te espera un manantial de agua transparente con un ligero color turquesa y muy fresca, que te quita todo el cansancio del recorrido. Para el sexto rappel haces un descenso de unos 15 metros para llegar a un cañón y después nadar hacia un tobogán natural de roca caliza que te lleva suavemente hacia una fosa de agua fresca.

Ahí esperas tu turno para descender sobre una tirolesa en la cascada de El Chipitín. Es una experiencia natural y sensacional que te invita a disfrutar y respetar a la naturaleza.

Ya para terminar esta aventura debes hacer un último rappel hacia la base de la cascada. Entre felicitaciones y aún con la adrenalina fluyendo por tus arterias, puedes sentir que lograste el recorrido y que es un paraje que debemos conservar para seguir disfrutándolo. Para este recorrido se requiere estrictamente la contratación de un guía.

¿CÓMO LLEGAR A POTRERO REDONDO?

Esta pequeña comunidad serrana es de donde partes a varios cañones y recorridos de turismo de aventura. Para llegar desde Monterrey tienes que tomar la Carretera Nacional, hasta la vía a la Cola de Caballo en El Cercado, dentro del municipio de Santiago Nuevo León.

Pasas el Parque de la cascada de la Cola de Caballo y ascendiendo por la carretera otros 15 minutos más, llegarás a un punto alto de la vía donde hay un letrero que dice: Puerto Genovevo. Ahí hay un camino de terracería a la izquierda de la carretera por donde conduces cerca de 1 hora hasta llegar a Las Adjuntas donde ves el río. Ahí cruzas el puente y continúas por el camino ascendente por unos 40 minutos hasta llegar a Potrero Redondo. Es importante un vehículo 4X4 o contratar un servicio de guías (hay muchas empresas de turismo de aventura) para llegar hasta Potrero Redondo. La mayoría de los excursionistas dejan su vehículo en Santiago y suben hasta allá en las camionetas de las empresas de ecoturismo.

¿CONDICIÓN FÍSICA?

Muchos de los paseos y recorridos de turismo de aventura te exigirán algo de resistencia porque varían de entre 4 y 8 horas. Durante este tiempo tendrás que caminar por el bosque o por rocas calizas y mojadas, así como saltar, nadar leve y superficialmente porque debes portar chaleco, y rappelear o realizar pequeñas escaladas. La mayoría exigen levantarse temprano (entre 5:00 y 6:00 AM) y concluir el trayecto cerca de las 19:00 horas. Se recomienda desayunar ligero (puede ser fruta) y llevar algunas barras o frutas secas para el recorrido.