512 Views |  Like

CUIDA TU PESO EN INVIERNO

FacebookTwitterGoogle+

Llega diciembre y llegan los antojos, y cuando menos lo esperamos
los números de la báscula empiezan a subir. Las ensaladas no resultan nada tentadoras para la época de frío, y como el cuerpo nos pide comida para calentarnos, buscamos alimentos que suelen engordar debido a su alto índice de calorías. La clave es alimentarse
sabiamente y aquí te decimos cómo.

  1. COME VERDURAS
    Para evitar la típica ensalada de todos los días, puedes
    transformar los vegetales en crema, sopa, salsa, tortilla, hacerlos
    rellenos o al vapor, los cuales son platos calientes que puedes ingerir para la cena debido a que las noches son más frías.
  2. LIMITA LOS LÁCTEOS
    Evita el uso de mantequilla, mantecas, leche y aceites para cocinar. Es mejor saltear los vegetales con caldo y agregar el aceite crudo al final de la cocción, de esta manera tu cuerpo no consumirá las peligrosas grasas saturadas.
  3. LOS CEREALES
    Las frutas deshidratadas, las semillas y los cereales integrales pueden acompañar de manera saludable un postre de invierno. Además aportan una mezcla muy rica de fitonutrientes, antioxidantes, fibra y minerales.
  4. ELIJE LAS FRUTAS
    Es importante ingerir 3 frutas al día y que al menos una de ellas sea cítrica, pues debido a que contiene Vitamina C fortalecerá la función inmunitaria. Una opción es preparar los postres a base de frutas asadas y acompañarlas con condimentos que no tienen calorías como el anís o la canela.
  5. LAS LEGUMBRES
    Las lentejas, el frijol, los garbanzos, el arroz y las habas son fuente
    de fibra y energía sin contenido graso y con buen poder de saciedad. El invierno es el momento ideal para consumirlas.
  6. LAS PROTEÍNAS
    El pescado, las carnes magras, el pollo, el huevo y los lácteos descremados son alimentos que puedes consumir sin el problema de subir de peso. Elige cocinarlos a la plancha, al vapor o al horno y olvídate de los empanizados.
  7. CUIDADO CON EL PAN
    El pan, los pasteles, las galletas, la pasta, el chocolate y el azúcar en general pueden ser muy peligrosos si se abusa de ellos durante los meses de frío, ya que provocan la acumulación de grasas que se adhieren al cuerpo y son más difíciles de remover.
  8. COME MÁS
    Recuerda que debes consumir de 4 a 5 comidas al día, de esta manera evitarás los excesos que provoca tener hambre y la acumulación innecesaria de grasas en los tejidos. Toma mucha agua, té, poco café y olvídate de los refrescos y el exceso de alcohol.
  9. HAZ EJERCICIO
    Para que no tengas frío, salte a caminar, correr o andar en bicicleta. Recuerda que la inactividad trae malos hábitos y exceso de comida hipercalórica.
  10. CUIDA TUS HÁBITOS
    Si mantienes tus hábitos de comidas, tiempos, horarios y cantidades podrás llegar al verano sin esos odiados kilos de más.