1275 Views |  1

CREANDO EL AMBIENTE DE UN RESTAURANTE

FacebookTwitterGoogle+

Si estás decidido a tener un negocio propio, y si éste se relaciona con el mundo de la gastronomía, deberás tener en cuenta algunos detalles para que el lugar resulte atractivo para tus clientes.

Sin importar si es una cafetería, un restaurante, una taquería o un bar, existen una infinidad de ideas y conceptos que deberás analizar para elegir lo que más vaya de acuerdo con el estilo que desees darle a tu negocio.

No basta elegir el lugar, poner un nombre y empezar a vender comida, sino que se deberá crear toda una atmósfera en el diseño y los detalles para que capte la atención de los clientes.

El diseño de un restaurante incluye diferentes áreas, como hacer un estudio de mercado para conocer a tus clientes, la búsqueda y el tamaño del lugar, la marca, el desarrollo de la atmósfera, los horarios, el tipo de servicio, la realización del menú y el precio. Con estos elementos se podrá pedir la ayuda de un diseñador de interiores quien analizará la funcionalidad del espacio y diversos estilos para alcanzar la estética deseada como el diseño minimalista, el rústico, el clásico, el loft, el pop-art, el oriental o el chic, entre otros.

El diseñador presentará un dibujo al cliente para mostrar cuál es su idea, y si el cliente acepta, el decorador se encargará de llevar a cabo el proyecto.

Los elementos clave para crear la atmósfera de un restaurante son los colores, el mobiliario, la iluminación, el ruido, la temperatura, los olores y la actitud del personal, para poder crear un ambiente informal, amigable, relajado o elegante, pero sobre todo funcional.

El aspecto exterior del restaurante es muy importante pues es la primera impresión que se llevarán los clientes antes de entrar, por lo que deberá ser atractivo y estar limpio; de igual manera, ése mismo cuidado se deberá aplicar al interior desde el área de espera, hasta los baños, aunque el área del comedor es lo que más llama la atención.

La distribución de los muebles, el revestimiento de las paredes y del techo, el tipo de suelo y la inclusión de elementos textiles (como cortinas, manteles y alfombras) son algunas de las decisiones que se deberán tomar en cuenta con el objetivo de que el cliente se sienta cómodo y conectado con el entorno del restaurante.

ILUMINACIÓN

Dependiendo de la distribución y la intensidad de la luz, ésta podrá crear sensaciones y ambientar el lugar según el tipo de fuente utilizada.

La iluminación dirige la atención del individuo, y puede generar un espacio amistoso, silencioso o con energía.

Se puede utilizar la luz natural o artificial, y elegir las fuentes para crear un impacto en el ambiente.

MOBILIARIO

El concepto del restaurante ayudará a elegir el tipo del mobiliario que se desee utilizar, así como su distribución, pues de esta manera se podrán ubicar a parejas que necesitan tranquilidad, a familias con niños, y también a grupos grandes.

De igual manera, el interior del espacio se podrá dividir con barreras como paneles o paredes, para crear una sensación de privacidad.

Las paredes, los pisos, los techos y las ventanas son un elemento importante pues enmarcan el ambiente de un restaurante, ya que pueden revestirse de colores, cuadros y texturas generando un contraste armónico con el resto del lugar.

COLORES

Los colores sugieren distintas emociones y reacciones en una persona, y de igual manera son percibidos de diferente manera según su personalidad y el estado de ánimo.

Los colores cálidos se consideran como estimulantes, alegres y excitantes; mientras que los fríos son tranquilos, sedantes y hasta deprimentes.

La selección del color para un restaurante se deberá elegir según el tipo de iluminación, ya que al combinarse con otros colores se podrá ampliar o reducir el espacio, y generar diferentes climas.

OTROS ASPECTOS

  • El olor: es importante determinar qué aroma percibirá el cliente al momento de entrar, si es olor a comida, a jardín, a flores o a escencias.
  • El ruido: es un elemento que se debe considerar para disfrutar del lugar, como la música de fondo, el ruido de otros comensales, o de alguna fuente o cascada.
  • La temperatura: puede ser un factor determinante para que un cliente decida entrar o irse del lugar. Se deberá considerar tener un clima, abanicos o un área con terraza o balcón donde corra el aire.

La combinación de todos los elementos en el diseño de un restaurante son los que despertarán las emociones del comensal, ya que lo podrán influenciar para que se quede, se retire o tenga ganas de regresar nuevamente.