453 Views |  Like

ARMANDO EL MENU… MANOS A LA OBRA

FacebookTwitterGoogle+

Decidir qué incluir en el menú es uno de los aspectos más importantes antes de abrir un restaurante, pues no sólo se trata de hacer una lista de platillos, sino de que las opciones atraigan a los clientes y los haga regresar nuevamente.

 Al momento de planear un menú se deben tomar en cuenta una serie de recomendaciones, desde pensar qué servirle al cliente, sus gustos, la variedad, el sabor, el precio, e incluso las habilidades del chef.

  1. Planea los platillos según el tipo de restaurante. Ten en cuenta que el menú debe destacarse de otros restaurantes de la zona y ofrecer platos diferentes. Recuerda que del tipo de platillos dependerá tu inventario y los costos.
  2. Realiza descripciones. Hazlo de manera corta y sencilla, informa la manera en que se preparan los platillos, y si los clientes aún quieren más información deberán preguntarle al mesero.
  3. Define el precio. Debes considerar el costo de la materia prima de cada platillo, partiendo de los ingredientes de la receta para saber cuánto cuesta elaborarlo. De igual manera, los precios deberán definirse de acuerdo a la ubicación del restaurante y a la competencia; y considerar que también se incluya el pago del personal, de las rentas, los gastos administrativos, etc.
  4. Organiza el menú. Los menús deben mostrar el orden en el que el cliente tomará los platos: entradas, sopas y ensaladas, platos fuertes y postres. Las bebidas normalmente están en otro menú.
  5. Imprime la carta. El menú debe ser sencillo, de buen tamaño, fácil de leer y entender, atractivo y apropiado. Su color y tipografía deben ir de acuerdo al tipo de restaurante.

No olvides colocar una copia fuera del restaurante para lo puedan observar los clientes antes de entrar.

CONSEJOS

  • Se recomienda que sea elaborado por alguien que conozca sobre nutrición, preferencias alimentarias, alimentos disponibles en la región, que tenga un sentido de los sabores, habilidad artística, que esté capacitado en técnicas de preparación de alimentos, que tenga un conocimiento del control y costos de los alimentos, habilidad para emplear los equipos y personal de trabajo, y un gusto por la preparación de las recetas.
  • Planea el menú según la estación del año, y en la que todos los ingredientes estén disponibles.
  • Considera ofrecer platos específicos para dietas, vegetarianos o niños.
  • Trata de variar el menú e incluir nuevos platillos.
  • Si el menú es muy extenso, el cliente tarda más en elegir. Y si es muy corto, puede que no sea de su agrado.